sábado, 12 de diciembre de 2015

El bosque de las mujeres II



  Miro al suelo, recupero la memoria.

 


A sus pies, los delgados árboles rodeados del color del otoño. No hace frío, todavía hay tiempo para visitar el bosque de las mujeres. 




Sus brazos robustos se elevan y hacen formas psicodélicas que divierten al que observa.


 El bosque no está en un lugar paradisíaco, está muy cerca de ti, de tu corazón. 

Natalia Navarro *lqc*


martes, 1 de diciembre de 2015

El bosque de las mujeres





 Ellas caminan y descubren en las sombras, anhelos. Un olor, un sonido que les recuerda dónde quieren estar. Cerca de la corteza del viejo árbol, aquel que les devuelve a las profundidades de su alma. 

Cuando cruzan el umbral ya no pueden olvidarse de él. Una vez dentro hay un vehículo que te baja y muestra el océano interior. Mejor si te acompaña una mujer sabia. A ella puedes formular cuántas preguntas quieras y te guiará a lo más auténtico de ti. No tengas miedo, pregunta. Si quieres saber, pregunta. 

Por un momento, el gran árbol te permite ascender por la corteza y asomarte al bosque. Desde allí, en lo alto, puedes ver otros árboles frondosos como el que ahora te cobija. 
Pero ahora tienes que continuar tu trabajo en las profundidades. Puede que allí escuches algún grito o que una mano aparezca de la nada y te agarre la pierna. Quizá te encuentres con una barca de madera y las rocas te hablen verdades. 
El viejo árbol te mostrará el mar a través de una ventana como de submarino. De repente, cascadas. Te encuentras con otra mujer, y juntas, de la mano, os sumergís en las tibias aguas.







De viaje
Natalia Navarro *lqc*

viernes, 6 de noviembre de 2015

Palabras posparto: una madre recién nacida




Leche, sudor y lágrimas



Llanto, incertidumbre, sangre, amor.
Miedo, borbotón, sorpresa, amor.
Ritmo lento, frenesí, angustia, amor.

Rabia, dolor, cicatriz, amor.
Cuerpo roto, abierto, vida nueva, amor.
Diosa teta, sonrisas, leche y amor.

Soledad, ruido, calma, amor.
Miradas, atención, cuidado, amor.
Desconcierto, mala leche, belleza, amor.

Fuente, diligencia, recuerdo, amor.
Ella, sus manos, su ejemplo, amor.
Fuerza, alquimia, caldero, amor


Invisible la piel, 
de algodón, el tacto.
Un olor único,
la locura del posparto.

Amor.


Natalia Navarro *lqc*




lunes, 12 de octubre de 2015

Dar gracias



A todas las personas que os habéis acercado en persona o de corazón a conocer a la pequeña Hamida. Por todas las muestras de cariño, muchas gracias. Ese es parte del significado de su nombre, dar gracias. Para que no se nos olvide ;-)

Ya hace un mes y medio que llegó :-) aunque parece que llevamos toda la vida juntos.

Antes disfrutaba de "la chispa de la infancia" en mis talleres con niñas y niños,grandes y pequeños. Ahora la chispa está en casa. Tengo ganas de hablar de mi propia experiencia pero todavía no alcanzan las palabras. Mientras tanto, las imágenes hablan de la belleza ,el amor, la entrega.








domingo, 2 de agosto de 2015

Un tiempo para cada cosa





Hubo un tiempo para el no saber sabiendo. Un tiempo para volverse del revés, para no reconocerse, para dejar que todo ocupara su lugar. Hubo un tiempo para la nausea, para sentir que no eras dueña de ti. Hubo un tiempo para el florecimiento, para brincar de felicidad como una cabra montesa, para compartir.Un tiempo para el orgullo de saberte madre, bendita, porque el milagro sucedía en ti. Hubo un tiempo para el asombro, para el desconcierto, para el miedo y la duda; también hubo un tiempo para la confianza y la certeza. Hubo un tiempo de búsqueda y de reencuentro. De anhelo. Tiempo ligero y tiempo denso. Tiempo de mucha fuerza. Tiempo hacia afuera y tiempo dentro. Tiempo. Suficiente tiempo, el tiempo justo para sentir y comprender algunas cosas. Para tener ganas de pasar tiempo contigo. Para conocerte y olerte. Y amarte. 




Ahora que el tiempo dentro va tocando su final, hago repaso de lo que ha sido y sigue siendo, mi tiempo de gestación. Qué bien que pude pasar por muchas "emociones" para poder comprender y ayudar a otras mujeres. Qué maravilla pasar por todo ello acompañada por otros y también por mí misma. Qué bien que puedo acompañarme. Ojalá todas las mujeres puedan sentirse acompañadas en momentos tan delicados, sensibles y bellos como el embarazo.

Siento que estoy entrando en otro tiempo. Tiempo de abrirme a lo que ha de venir, a mi parto y tu nacimiento, preciosa hija. Estamos en las mejores manos. 
Quiera Diosa que así sea.
En el fondo de mi ser, el tiempo no existe.

Natalia Navarro *lqc*



Gracias Paula, por tu generosidad. La mano que ofrece en esta foto.

miércoles, 17 de junio de 2015

De allende los mares





De allende los mares llega tu amor

Silencioso, tímido, lejano aunque dentro de mí.
Misterioso, oceánico, infinito
Se fue posando tu amor en mi cuerpo hasta hacerse palpable, sonoro, potente, sentido

Venías de lejos, te posaste en mí,
estás dentro y lo inundas todo,
coloreas las estancias, alumbras los rincones

¿Quién eres? me pregunto. Y, ¿quién soy yo?
Todavía no puedo mirarme en tus ojos
más me veo transformándome para mí y para ti

Separando el grano de la paja,
yendo a lo esencial,
entregada a la vida lenta, pausada,
la que tanto añoré un tiempo

Descubriendo el ritmo, el latido,
los suspiros y calambres que me produce el tener vida

Más viva que nunca para que en mí vivas

Torrentes de agua viva en mi interior: fluye la sangre, mana el agua

En los manantiales me siento diluir
Desaparezco para poder existir,
para abrir paso a otro ser
estando a la vez roca y diluida

Ahora el agua
Ahora el fuego
Ahora la tierra
También el aire

Las lágrimas me limpian, me recuerdan






miércoles, 27 de mayo de 2015

¿Quién soy en el agua?




En un mundo de agua, buceando, encuentro estos interrogantes escritos en las algas. Son escurridizos pero se dejan leer. Alguno, más controvertido, aparece dentro de una concha.
Los miro, los leo, los huelo, me acaricio con ellos, cubro mis ojos. 


En un mundo de agua el tiempo es diferente. El sonido te envuelve, hay lugar para el descanso sobre los corales, entre la maravilla y el asombro. Hay espacio para todo en la inmensidad. Hay miedo y confianza en el misterio.


¿Qué es ser madre?


¿Quién es mi madre?


¿Descubrir quién soy, descubriéndome madre?


¿Qué necesita un ser humano que nace a esta vida?, ¿y una madre que nace?


¿A qué he de morir antes de nacer como madre?, ¿he de morir?


¿Ser madre solamente?


¿Madre y qué más?


¿Qué madre quiero ser?


¿Qué era yo antes de estar embarazada y convertirme en madre?



Me gustaría compartir aquí estos interrogantes acuáticos y seguir sumando, los míos y los tuyos. 
¿Quieres ser una nota más en este mundo de agua? 




Natalia Navarro *lqc*

viernes, 1 de mayo de 2015

En un mundo de Agua



En un mundo de agua...




El fuego no quema, la danza es natural, suspensión, reencuentro con lo más antiguo, reconocimiento.


El agua te mueve, te sumerge, te impulsa, te limpia, arrastra, deja que florezca la verdad en ti: ríos de Agua Viva.

En un mundo de agua, pececillos. Caballitos de mar, cantos de sirena, ballenas que te engullen, remolinos.

Todo está a tu disposición, tu cuerpo no pesa, tu corazón es acuático, se derrama el amor y la pena, florece la primera planta y se riega sola. Porque tú eres agua. Y tú. Y tú. Y yo.



Natalia Navarro *lqc*

domingo, 22 de febrero de 2015

Chiquitina




CHIQUITINA

Pienso en ti ahora y lo primero que viene a mí son tus manos. Las manos que sostuve hasta el último momento, la mano que entrelazamos mi madre, tú y yo como sello de nuestro amor y de que algo en nuestro corazón se había sanado. Un círculo de manos, la mano que siempre tendiste a toda tu familia y a las personas que se cruzaron en tu camino y pudiste ayudar. Eran, son tus manos robustas, firmes, cálidas y tiernas. Con ellas abrazaste en tu regazo a tus cinco hijos, a tus 10 nietos y 13 biznietos. Con ellas amasaste pan y alimentaste a muchas personas. Tejiste mantas y bufandas, hiciste los más ricos potajes, el más delicioso chocolate, las entrañables torrijas y rollos fritos. Me preparaste a mí tantas veces “sopas de pan” que después, siendo ya “mayor”, te pedía cuando quería regresar a ese lugar sagrado. Porque sólo tú sabías dar ese toque especial a las sopas de pan, aunque fuese lo más sencillo de preparar en el mundo.

Te quiero tanto Chiquitina. Te debo tantas cosas. Tu generosidad me asombra. La fuerza que te ha mantenido con vida y radiante durante 96 años no es de este mundo. Tu gratitud constante, tus ganas de vivir y hacer de la vida un lugar armonioso, divertido, donde bailar y cantar.

En la transición entre el invierno y la primavera te vas. Se va tu cuerpo, nada más. Tu amor permanece en nuestros corazones y los que te queremos llevamos algo de ti dentro, muy dentro. Somos tú. Qué misterio. Tu tránsito ha sido un tránsito para todas. Ahora cada uno ha de seguir navegando en el mar que ya eres tú, que seremos, que nos contiene y a veces inunda.

Gracias Chiquitina, por la chispa de tus ojos y tu sentido del humor, por recordarme lo esencial. Cuando siento pereza o me afano por el día de mañana, recuerdo tu caminar lento y firme, tu diligencia. Tu sostén, el de madera que llevabas para salir a caminar y el que atesorabas en tu corazón y expresabas cada día. “Que sea lo que Dios quiera”. He tardado tantos años en darme cuenta de la profundidad de esta expresión. Tú aceptabas la Vida como venía y no era conformarte sino conocer la Verdad. Tú sabías que lo importante era el Reino del corazón y acogías cada cosa de la vida como un regalo, una añadidura. Y por eso estabas llena de gratitud y ternura, de compasión.

Gracias por ser nuestra yaya, nuestra madre, nuestra tía y hermana.
Que Dios (La Realidad, la Verdad, El Misterio, la Diosa) te acoja en su seno y nos enseñe a vivir.

Tu nieta, con mucho amor
Natalia Navarro *lqc*



viernes, 23 de enero de 2015

RUEDA DE ARQUETIPOS FEMENINOS EN ALBACETE



Me ilusiona organizar este taller junto a Sofía Gutiérrez, para profundizar en la conciencia de lo femenino. Yo lo he vivido en carnes propias y me parece apasionante, revelador, profundo y certero.

Y quiero acercar su trabajo, que a mi tanto me aporta, a las mujeres de Albacete, amigas, familiares, y todas aquellas que deseen profundizar en sí mismas de la mano de una mujer sabia, valiente y generosa.

Si tienes cualquier duda sobre el taller puedes escribirme a: laquecuidadelavida@gmail.com y te ayudaré encantada. En esta misma dirección puedes hacer la reserva. ¡Hazlo cuanto antes! El 19 de marzo es el último día ;-)

Comeremos juntas en La Rueda, la comida que cada una quiera aportar para compartir entre todas.




¡Gracias Sofía y gracias a mis amigas de La Rueda!