miércoles, 17 de junio de 2015

De allende los mares





De allende los mares llega tu amor

Silencioso, tímido, lejano aunque dentro de mí.
Misterioso, oceánico, infinito
Se fue posando tu amor en mi cuerpo hasta hacerse palpable, sonoro, potente, sentido

Venías de lejos, te posaste en mí,
estás dentro y lo inundas todo,
coloreas las estancias, alumbras los rincones

¿Quién eres? me pregunto. Y, ¿quién soy yo?
Todavía no puedo mirarme en tus ojos
más me veo transformándome para mí y para ti

Separando el grano de la paja,
yendo a lo esencial,
entregada a la vida lenta, pausada,
la que tanto añoré un tiempo

Descubriendo el ritmo, el latido,
los suspiros y calambres que me produce el tener vida

Más viva que nunca para que en mí vivas

Torrentes de agua viva en mi interior: fluye la sangre, mana el agua

En los manantiales me siento diluir
Desaparezco para poder existir,
para abrir paso a otro ser
estando a la vez roca y diluida

Ahora el agua
Ahora el fuego
Ahora la tierra
También el aire

Las lágrimas me limpian, me recuerdan